Actitud de un buen emprendedor

Ningún empresario tiene éxito en todas las empresas. Todo empresario exitoso fracasa al menos una vez, si no dos. Sin embargo, lo que importa es cómo aprenden los empresarios de sus fracasos y cómo los utilizan, porque en el espíritu empresarial, la actitud lo es todo.

Esto es algo que cualquiera que vaya a emprender y a empezar un nuevo negocio debe saber, y más, si es la primera vez que la intenta. La gran mayoría, sino todos los empresarios que han triunfado en una empresa, antes han tenido otro proyecto fallido, o dos o tres… o los que hagan falta. Y es que, ser emprendedor no es fácil, debes de saber caerte una y otra vez, hasta que aprendes y tienes ese punto de suerte que siempre viene genial.

Por eso, es seguro afirmar que lo que define a un emprendedor de verdad, a un empresario de éxito, es sobretodo la actitud, además de las aptitudes de cada uno tenga intrínsecas. No es necesario ser un genio para emprender y triunfar, tal vez sea mucho mejor ser trabajador y constante.

Aquí hay cinco actitudes clave que todo empresario debe conquistar para llevar a cabo una empresa próspera.  

 

PASIÓN

 

Los empresarios deben ser apasionados por sus ideas, objetivos y, por supuesto, por sus empresas. Esta pasión es lo que les impulsa a hacer lo que hacen.

A algunos empresarios les encanta la aventura y la emoción de crear algo nuevo, y una vez que se establece, pierden interés y pasan a otra cosa.

Otros empresarios se sienten apasionados por el producto que están construyendo o por el sentido de logro que sienten porque saben que están ayudando a otras personas, ayudando a los animales o ayudando al planeta.

Lo que impulsa a un individuo a tratar de tener éxito es donde se encuentra su pasión, y esa pasión es parte integral de la vida empresarial.

 

BRAVEDAD

Los empresarios, como todos los demás, sienten miedo. Temen no tener éxito o temen que una idea bien concebida no pueda ser ejecutada.

Sin embargo, no dejan que estos temores de fracaso los definan. Son valientes. Aprenden del fracaso. Utilizan su miedo de no esforzarse para trabajar más duro y esforzarse por corregir los errores que pueden haberles causado el fracaso.

Muchos empresarios necesitan múltiples intentos para crear una empresa exitosa. Es la valentía lo que los impulsa a perseguir el éxito.

FLEXIBILIDAD

Los empresarios experimentan reveses. Hay obstáculos que superar en cualquier viaje.

No todos manejan bien el cambio o la decepción. Sin embargo, los empresarios deben tener una mentalidad flexible para poder alterar un curso que parece ir hacia el fracaso.

Los empresarios flexibles deben ser conscientes de que pueden tener que modificar la ruta hacia su objetivo establecido, o incluso modificar ese objetivo establecido, para alcanzarlo con éxito.  

 

FUERTE ÉTICA LABORAL

No es fácil empezar desde cero y convertirse en un empresario exitoso. Muchas horas de trabajo duro, frustración, creatividad y supervisión se invierten en una nueva empresa.

Si usted no está dispuesto a levantarse y trabajar duro todos los días, probablemente siete días a la semana, entonces ¿cómo puede esperar éxito? No se crea ningún negocio exitoso de forma rápida, fácil o sin conflictos.

Los empresarios no trabajan un día estándar de 9 a 5 días, ni registran semanas de trabajo de 40 horas. Siempre están trabajando: estableciendo nuevas ideas, creando nuevos productos, diseñando nuevos procesos, contratando gente inteligente y talentosa.

Los empresarios se motivan a sí mismos y miran hacia adelante continuamente.

 

INTEGRIDAD

Los empresarios deben ser capaces de demostrar a los demás que son sinceros y honestos. Independientemente del tipo de negocio que esperen establecer, sus colegas, proveedores, clientes e inversores deben confiar en ellos. No hay manera de evitarlo: hay que confiar en los empresarios y ganarse la confianza.

La mejor idea de negocio del mundo probablemente fracasará si una persona de poca confianza está al mando. Los proveedores deben saber que los pagos de las mercancías que han enviado llegarán a tiempo.

Los clientes necesitan saber que cualquier producto o servicio que hayan pedido será entregado según lo prometido. Los colegas necesitan saber que son una parte valiosa del éxito de la empresa. Los inversores necesitan saber que la empresa tiene que tener potencial para crecer.

 

Estas son algunas de las actitudes que son necesarias para emprender un nuevo negocio. Pero, seguro que no son las únicas, ya que como hemos dicho se necesitan muchas para llegar a ser un empresario de éxito empezando desde cero. Evidentemente, seguro que habéis pensado en la inteligencia y en los estudios, y sí, por supuesto que una persona muy inteligente con una buena formación a va tener más posibilidades de éxito. Pero, ni mucho menos va a poder triunfar solo con ello. Es mucho más importante la actitud que ser una persona increiblemente inteligente.

Así que ya sabéis, a perseguir vuestro sueño, y no os déis por vencidos en el primer fracaso, el triunfo esta detrás de todos ellos.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *